jueves, 28 de mayo de 2015

Día 365 y su respectivo insomnio

Por esa mala costumbre de enumerarlo todo,
Por esas mañanas de pereza, después de la tercera vez que dices diez minutos más,
Por esos diez minutos menos para desayunar,
Por la repetición dieciocho del final de la rutina,
Por la rutina de tus ojos, que no se van,
Por mis días de números que no me dejan pensar(te),
Por el camino triste y sus tardes solas y sus noches languidas,
Por mis analgésicos, mis diagnósticos y tu desesperanza, 
Por la mía también,
Por este trago de vodka que no me deja beber(te),
Por esta sed que sólo quiere vodka,
Por la serenata a media noche que se quedó  a medias,
Por las quince canciones que repito a diario porque es la única forma de escucharte,
Por las hojas del calendario que se me olvidaron arrancar y ya no importan,
Por tus días fantásticos en aquella fría ciudad que nunca será nuestra,
Por la canción feliz que abruma al más fuerte,
Por la canción triste que me hace sonreír,
Por la señora que pudo sostener esta cabeza nueve meses y aun lo hace,
Por ese que amé antes de conocerle,
Por todo eso que niego,
por lo que callo,
Por lo que grito,
Por todo lo que me da igual,
Por este día 365 y su insomnio,

Celebremos aunque piense que no haya nada por celebrar.

domingo, 24 de mayo de 2015

Soy el amor de mi vida, me llevas en tu espalda.


He cambiado de gafas,
he mirado a otro lado,
has atravesado las calles de siempre
con la tristeza que nunca te vi
entiendo
ahora
que  
la 
poesía
y
tú,
caminan
de la mano...

No se trata de amor,
ni de amar
ni de  ausencias,
ni renuncias,
ni destinos, 
da igual,
esta vida ya estaba vuelta añicos
con la fortaleza de quien
no tiene nada que perder(te)

Me he vuelto pestañas,
he dejado los cítricos,
soy el amor de mi vida
que cuelga de tu espalda
y tú sigues creyendo
que es solo tu morral. (back pack)