Ausencia


Vi llegar  la ausencia una noche
gestar los versos más amargos
volverse palabras que acamparon
en el vacío del estómago
para hacerse sentir

Le place caerse de los ojos
desteñirse hasta volverse incertidumbre
vestirse de dudas y sazonar la desazón

Va por ahí sembrando desesperanza
sirviendo silencios en platos dorados
con  sabor a tardes solas,
a  pasado

Reside en la frontera
entre el amor y el odio
deletreando en su andar
quien fuera  otrora presencia

Colecciona  recuerdos
de los que oprimen el pecho
se alimenta de  miedos
de miradas perdidas
de flores marchitas
de días amargos


La vi caminar intranquila
entre sonrisas
bailar con la angustia
y compartir su café
con la soledad



Comentarios